La Iglesia

Poco sabemos de la Iglesia de nuestro pueblo, de sus orígenes, de la existencia o no de templos anteriores en el mismo emplazamiento, de su construcción…, pero con estos pequeños datos podemos conocer más de este singular edificio.

La planta es con forma de cruz latina con una ligera inclinación en la zona del crucero y del altar mayor respecto a la nave principal, construida con tapial, fábrica de ladrillo y piedra. Posee un pórtico de entrada lateral a través de un arco de medio punto, en la cara sur. Existía otra entrada en la cara norte, que se tapó para construir el almacén de la parroquia donde se guardan los pasos de Semana Santa.

La bóveda se realizo por devoción de Don Santiago Casado en 1814, tal y como consta en una placa existente en la base de la bóveda.

Hasta 1972 contaba con otros 4 arcos, además del principal de la entrada sur, que tras el derribo de la antigua torre en 1972, se convirtieron en 3 con la reconstrucción de la torre, en 1973, cambiando su ubicación y elevando su altura, la obra fue dirigida por Nicolas Riesco. Existiendo actualmente una placa conmemorativa encima del acceso a las escaleras de la torre.

El retablo mayor, del Barroco con influencias de Ribera y Churriguera, contiene tallas de gran valor sobre todo la de Nuestra Señora de la Guía, patrona de la villa. Talla gótica del siglo XIII, que ha sido restaurada (abajo izquierda). Esta no se conocía puesto que estaba oculta debajo de unos mantos que habían sido donados y regalados por devotos y solo se podía contemplar su cara. Al desalojar la talla de su manto, se aprecia la mala conservación, estando sujeta con cuerdas. Hoy ya restaurada, podemos contemplar la talla de madrea policromada de gran belleza.

Existe otra talla, de madera policromada a la que le falta la mano derecha, que se encuentra en el Museo Diocesano (arriba derecha). Anteriormente estaba en una hornacina sobre la puerta sur, y donde ha sido colocada una talla en piedra.

Así mismo, cuenta con imágenes de Santo Tirso, que data del año 1888, San Roque, San Antonio Abad, San Isidro Labrador y Santa Catalina de 1772, un San Blas del siglo XV, así como un Cristo gótico de gran valor. Las pinturas del retablo central son del siglo XV, miden 90 por 63 centimétros. Destaca la cruz procesional gótica (arriba centro).

En 1925, Manuel Gomez-Moreno nos refiere también un sagrario de fines del XVI, del que Luis Pastrana, en 1982 no tiene noticias.

Luis Pastrana también nos informa del altar de la Piedad, en la nave izquierda, con las típicas columnas ajarronadas leonesas del siglo XVIII.

En el año 2001, se realizó una restauración del exterior del Templo, dejando al descubierto la construcción original a base de piedra y tapial. Ese mismo año y gracias a una donación de la Fundación Endesa (presidida en aquel entonces por Rodolfo Martín Villa, natural de esta villa) de 30.050 euros, se llevó a cabo la vistosa iluminación multicolor del exterior.

Esperamos que con estos datos conozcáis algo más de este edificio de nuestra localidad. Y os agradeceríamos que nos enviaran cuantos datos conocieran sobre el mismo.

Situación de la Iglesia

42.353795,-5.749133

Bibliografía:
Pastrana, Luis. El Páramo Introducción Histórica, Ediciones Leonesas, 1982
Gomez-Moreno, Manuel. Catálogo Monumental de España, Provincia de León, Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, 1925